(506) 2232-7791 fabio@fabioescalante.com

Según la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la libertad de expresión es un derecho y es además la libertad de pensamiento. De acuerdo con la protección que otorga el artículo 13 de la Convención Americana, es el derecho de las personas a expresar su propio pensamiento: a buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole (2000).

Esta determinación de la CIDH ha sumido en un conformismo profesional al Colegio que ley costarricense designó como responsable para regir la labor de los periodistas y asegurarse que la comunicación se encuentre basada en los principios más nobles, de equidad, equilibrio, accesibilidad y formación, nunca en la espontaneidad de quienes consideran tener el derecho de informar sin haber pasado alguna vez por un aula universitaria. Sin embargo al referido Colegio poco le interesa.

Así es, el principal problema de las redes sociales y la baja reputación que tienen los medios de comunicación, es que están por la libre. Recuerdo que para los años 80´s cualquier persona, proveniente de cualquier carrera podría incorporarse al Colegio de Ciencias Económicas tras haber logrado una maestría, sin tener la formación integral desde bachillerato. Esto llevó a un Colegio Profesional serio, a replantearse y aceptar solo a aquellos que han sido formados integralmente, pero creo que en el caso del Colegio de los Periodistas esto les molesta mucho porque genera mucho trabajo, es decir, les complica la vida tratar de regular el ejercicio profesional sin impedir la liberta de expresión general.

Sueño con el día en que un verdadero apasionado del Periodismo encabece esta institución y como verdadero profesional en esta área inicie una investigación para determinar la manera en la que se puede presentar un proyecto de ley que impida a cualquier empírico ejercer el periodismo como ocurre en la mayor parte del mundo. Sueño con el momento en que nazca un verdadero Colegio Profesional para los Periodistas.

Chat
¿Requiere ayuda?
¡Estamos para servirle!