(506) 2232-7791 fabio@fabioescalante.com

Entre más ilógico, mejor fanático

Durante muchos meses he venido poniendo atención del desarrollo de esta tendencia a la protección de los derechos de las personas y el respeto a los seres humanos como parte de la “humanización” del fútbol y el estímulo al respeto de razas, creencias, formas de autodenominarse o percibirse.

Sin embargo, cada vez estoy más confundido. Aplaudo que se sancionen los abusos por racismo, por las preferencias sexuales o la autodeterminación de género, creo que el mundo debe girar hacia una inclusión masiva por el respeto a las formas de pensar y de actuar, siempre y cuando se enmarquen dentro del Derecho, el respeto a los demás y los límites de las buenas costumbres, la moralidad y la integridad.

Pero no entiendo como un jugador de fútbol puede detener un partido porque le dijeron “negro xxx” y otro jugador no lo puede detener porque le dijeron que su mamá es una prostituta (fulano hijo de p…), o aquel que expresa en medio partido que es un homosexual (sutano sos un pla…). Estamos ante una doble moral.

Muchos dirán que son expresiones populares (hijo de p… o Pla…), lo cual podría indicar que ese tipo de vocabulario abunda en las personas mal educadas o de un léxico muy reducido, para lo cual les recomiendo leer un poquito más.

¿Saben ustedes el sufrimiento, sangre y padecimientos REALES que las personas de color han tenido y el tiempo que han luchado para erradicarlo y tratar de consolidar sus derechos?

¿Tienen idea el tiempo que las personas homosexuales y otros han luchado para conseguir que se les respete como seres humanos, se les incluya sin discriminación y se les garantice sus derechos en la convivencia social?

Estos diferentes grupos de SERES HUMANOS no merecen que un simplista con poco cerebro tome las frases antes mencionadas como “populares” y con un significado amistoso, repito “hijo de p…, negro xx, Pla…” NUNCA pueden ser tomadas como “populares” para referirse a otro ser humano, o como una expresión de susto, o enojo. Detrás existen grupos que han sufrido muchísimo a través de la historia y han luchado para que se les respete.

Si de verdad queremos hacer campaña para que los seres humanos respetemos a los demás, tenemos que comenzar por entender la historia y ser más consecuentes, así como dejar de ser tan “corrientes para hablar”.

Lo peor es que en el fútbol vemos a pobres y ricos gritar sandeces a jugadores, árbitros, técnicos y otros aficionados, pero luego nos deshacemos en comentarios peyorativos contra las personas que fueron señaladas, procesadas y sancionadas por racismo en los clubes. Que falta de inteligencia.

Mucho me gustaría que UNAFUT dejara esa maña de poner a los jugadores a leer declaraciones contra el racismo, y actuara verdaderamente contra todos los que ofenden a la “mamá” de otros. Es totalmente irracional que el fútbol castigue solo el racismo.

Es el caso de Javon East, a quien apoyé por los insultos recibidos en el estadio Morera Soto y otros eventos, pero luego se me cayeron las medallas del jugador cuando le vi gritar “madrazos” a un colega de otro equipo durante un partido. (Bonito lenguaje fue a aprender este extranjero). Finalmente Jeaustin salió sancionado pero Javon si tiene permiso público de ofender a la mamá de un colega futbolista y salir sonriente.

Chat
¿Requiere ayuda?
¡Estamos para servirle!