(506) 2232-7791 fabio@fabioescalante.com

Zapatero a tus zapatos

Nuestra economía se debate entre la necesidad de que exista un importante circulante de dólares para que el tipo de cambio tienda a la baja y con ello la población sujeta a los créditos de subsistencia tenga mejores condiciones y seguridad financiera. Esto es, el ciudadano común es aquel que solicita un crédito para hacer su casita, comprar su carrito de trabajo o personal, un crédito para estudiar o bien para acceder a bienes y servicios que solo en moneda extranjera se ofrece. Por lo tanto, cuando el tipo de cambio baja, estas personas sienten un alivio en su carga financiera respecto al ingreso que perciben.

Simultáneamente el mercado, a través de actores muy influyentes, presionan al Banco Central para que intervenga en esa caída del dólar y la estabilice, pues los exportadores perciben menos colones por dólar exportado y esto afecta su relación financiera y aunque no podemos garantizar que tengan pérdidas, si nos amenazan con afectar el sector con despidos, cierres o traslados de las empresas a otros países.

Por ello, así como cuando el vehículo que falla debe ser llevado al mecánico, cada sector merece especialistas que se dediquen a buscar el equilibrio en cada sector sin que una parte salga perdiendo, de allí la importancia de regular mediante una legislación más social cada uno de los elementos que afectan el céteris páribus costarricense, pues hasta la fecha vemos que la ley sigue más de lado de proteger la enfermedad que de lograr una cura.

Por: Lic. Fabio Escalante MBA
fabio@fabioescalante.com

Chat
¿Requiere ayuda?
¡Estamos para servirle!